El avance del POS y las dudas del largo plazo.


La actualización integral del POS, como lo ordenó la Corte Constitucional, fue entregada por la Comisión de Regulación en Salud (CRES) esta semana.

Un esfuerzo importante si se tiene en cuenta que por primera vez, en lugar de seguir proyectando el obsoleto y despedazado registro del Seguro Social, el país adelantó estudios epidemiológicos y demográficos para saber de qué nos enfermamos los colombianos. Falta mucho por recorrer todavía, por supuesto. En poco más de dos años, que fue el tiempo que tuvo la CRES para realizar el trabajo, no se alcanzó a hacer estudios comprensivos que revisaran no sólo los costos y beneficios directos de los tratamientos, sino también los indirectos. Ciertos efectos secundarios, los riesgos de la falta de previsión y prevención, así como los costos sociales de no tratar a pacientes con enfermedades infecciosas, no fueron incorporados. Pero el primer paso ya está dado y, en un sentido muy general, el nuevo listado del POS es mejor que el que se tenía. Al menos es más extenso; y en este caso sí es mejor, pues de lo que se trata es de más medicamentos y más tratamientos.

La principal ventaja de la actualización es que ofrece un respiro administrativo a muchos de los pacientes, quienes no tienen ya que pasar por comités de expertos ni que acudir a tutelas para hacer valer sus derechos. También es una ventaja haberles puesto algún freno a los desmedidos y abusivos recobros de las EPS, que alcanzaron a pasar cuentas al sistema por hasta 100 veces su valor real. Pero la actualización sirvió también para dejar claro que no puede seguir siendo optativo el establecimiento de reglas transparentes sobre cómo se va a manejar el sistema.

El gran lío alrededor de esta actualización, más allá del siempre cuestionable limitado espectro, es que no se supo quién participó y quién no en las decisiones. Qué gremios de médicos, qué funcionarios, qué EPS. Ni se supo cómo lo lograron quienes, por azar o influencia, terminaron con voz. También, como siempre, quedó la sensación de que el sistema es absurdamente complejo, oscuro y, por eso mismo, manipulable. A estas alturas es difícil pedirle al país que les dé su voto ciego de confianza a los médicos, a las EPS o incluso al Gobierno en este tema.

Y no sin razón: el sistema cambia con sospechosa facilidad y los funcionarios de turno no ayudan a dar seguridad sobre lo que se adelanta. Por ejemplo, cuando, como sucedió ahora, se sale a aplaudir la actualización del POS y a renglón seguido se anuncia que, para el mismo año en que entra en vigencia, se va a cambiar el mecanismo. Ahora se hablará de topes de dinero por enfermedad, como sucede con los seguros privados. Un cambio discutible, si se tiene en cuenta que los sistemas privados se basan en que los pacientes, como tienen recursos para pagar los costos de un seguro, los tienen también para cubrir el diferencial entre el tope y el tratamiento.

Aun cuando puede haber sistemas de salud más idóneos que otros, lo importante es que el que se elija se lleve a cabo de manera que funcione y que funcione bien para todos. Lo sensato sería seguir con el POS e ir perfeccionándolo junto con el resto del andamiaje de salud. Varios médicos y gremios de médicos tienen críticas ciertas y razonables, pero también ha habido otros pescando en río revuelto, poniendo sus intereses por delante de los pacientes. Finalmente, las comunidades científicas no por científicas son menos interesadas y el Gobierno no parece estar regulando del todo esos intereses. Las cosas, en definitiva, tienen que cambiar y los pacientes deben tener la prioridad, la protección y la información. No debería ser un privilegio entender el propio sistema de salud, ni un privilegio conocer cómo se planea que funcione en un futuro. La única forma de que eso suceda es que el Gobierno comience verdaderamente a planificar a largo plazo.

 

Fuente: elespectador.com

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: